Soluciones supersilenciosas

El impacto del ruido en la audición, la salud y la calidad de vida está totalmente aceptado y demostrado por un gran número de estudios científicos y médicos

Debemos protegernos contra el ruido

La contaminación acústica, o exceso de sonido, altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla adecuadamente.

La contaminación acústica o ruido (entendido como sonido excesivo y molesto), provocado por las actividades humanas (Aseos públicos, sistemas de descarga sanitarios, etc.), produce una perdida de intimidad y puede llegar a tener efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de las personas.

Las soluciones Supersilenciosas (aportan niveles de sonorización < 20 dBa) de AQUACONTROL pertenecen al grupo I de griferías según DIN y son acordes con el nuevo CTE en el documento básico de protección contra el ruido.

Baños supersilenciosos

SOLUCIÓN SUPERSILENCIOSO
Sistema de descarga (Fluxores) adosados y empotrados para WC con doble pulsador ahorro. <20 dB
Griferías de cierre automático para lavabo. <20 dB
Griferías electrónicas para lavabo. <20 dB

El ruido está considerado como un agente contaminante del mundo moderno, el agente contaminante «invisible», y hoy día los individuos y las comunidades no aceptan que el ruido sea un producto «natural» del desarrollo tecnológico, y en consecuencia se debe regular y controlar.

El ruido, como otros agentes contaminantes, produce efectos negativos en el ser humano, tanto fisiológicos como psicosomáticos, y constituye un grave problema medioambiental y social.

La lucha contra el ruido es una acción individual y colectiva, el ruido no lo hacen solo los demás, sino que lo hacemos todos.

La lucha contra el ruido precisa, por tanto, de la concienciación y colaboración ciudadanas, así como de una implicación decidida y eficaz de las administraciones competentes, con una legislación y normativas adecuadas.

En AQUACONTROL cumplimos la normativa LEED y Walis australiana, consideradas en la actualidad las más avanzadas en la lucha contra el ruido.